spot_img
martes 16 agosto, 2022
spot_img
 
InicioLocalesUN VECINO DE AMÉRICA Y SUS ALUMNOS LE DIERON VOZ A UN...

UN VECINO DE AMÉRICA Y SUS ALUMNOS LE DIERON VOZ A UN EX JUGADOR DE GIMNASIA QUE SUFRE EL SÍNDROME DE WILSON

En la Escuela Técnica N° 1 de Berisso donde Carlos Poggi se desempeña como “Jefe del Departamento de Informática” crearon un “software parlante” para la tablet del ex futbolista de Gimnasia Maxi Kondratiuk.

La historia comienza de esta manera: el 15 de junio del 2003 Gimnasia le ganaba 1 a 0 a Chacarita en el Bosque. A los 40 minutos del segundo tiempo, el DT Carlos Griguol hizo ingresar al marcador central Maximiliano Kondratiuk por el volante ofensivo Germán Castillo. Debutaba en primera un aguerrido y prometedor defensor berissense luego de realizar todas las inferiores en el Lobo. Hace tres años, Maxi empezó a jugar otro partido. Le diagnosticaron Síndrome de Wilson, una enfermedad degenerativa que lo puso en silla de ruedas y le quitó la voz. Pero ahora los alumnos de la Técnica 1 de su ciudad se la devolvieron: ya que crearon un software a medida del ex futbolista que -mediante una tablet- le posibilitará comunicarse con todo el mundo simplemente tocando una opción en la pantalla (en Magazine Café por 104.1 y 99.9 González Moreno fue entrevistado Carlos Poggi ex vecino de América).

Fue una mañana de emociones en la escuela del populoso y humilde barrio de Villa Progreso, donde los chicos de 7º año de la orientación Informática este año inventaron, con la guía del profesor Gastón Galimsky y la supervisión de Carlos Poggi, una aplicación para celulares y tablets que les permite a los sordomudos ponerle voz a sus deseos y necesidades: sólo deben clickear sobre aquello que quieren decir y el aparato lo repite alto y claro. El denominado SVS (software de voces y señas) fue furor en las ferias de ciencias de escuelas bonaerenses. Y hace poco más de un mes, Galimsky estaba viendo a Maxi (30) en un programa de TV. “Observé cómo se comunicaba, escribiendo con un dedo y mucha dificultad en una netbook. Es decir que todo aquel que quisiera saber qué decía debía acercarse a la computadora y leer. Entonces pensé que el SVS era lo que necesitaba. Lo fui a ver a la casa. Le hice una larga entrevista preguntándole lo que necesitaba, y le aseguré que los alumnos le iban a solucionar su problema para comunicarse. Me escribió, emocionado, ‘me van a devolver la voz’”, recuerda el docente. Y así fue. Minutos antes de entrar al aula donde lo esperaban los estudiantes de la Técnica 1, Maxi escribió para este diario que lo que recibiría era “re importante, una posibilidad de inserción en la sociedad”. Lo acompañaba su novia Lorena y Verónica, una de las tres enfermeras que lo cuidan las 24 horas. Hasta que llegaron sus hermanas Marcela y Ana. “Estaba re ansioso -comentaron-. Nos pidió por favor que viniéramos porque esto era muy importante para él. Y sí, ponerle voz a todo lo que quiere es un avance gigante”, afirmaron.

Milena Molero, Mariza Aguayo, Fernando Benítez, Araceli Guzmán y Joana Lunge, los alumnos que personalizaron el software para Maxi (el resto del curso está trabajando en uno a pedido de la Escuela Especial 538), contaron que “al programar sobre el original fue más sencillo ir añadiendo pantallas. Trabajamos durante poco más de un mes, y lo importante es que se pueden agregar todas las funciones que él quiera”, dijeron. Joana fue la encargada de mostrárselo. En la página de inicio las opciones son “saludos, pedidos, Santi (Santino, su hijo de 5 años), Lorena (su novia), médico, amigos, notas, datos personales, enfermera (Caro, Vero y Moni), fumar”. La alumna le hizo una muestra. Tocó, dentro de datos personales, domicilio, y una clara voz dijo “calle 13 entre 169 y 170 en Berisso”. Maxi se apuró a escribir en su netbook “espectacular, sencillamente espectacular”. Luego escribió “levante la mano quien grabó la voz”. Y la levantó Fernando Benítez. “Gracias loco”, tecleó el ex defensa tripero. Y Fernando se emocionó. “La verdad es que me pasaron muchas cosas lindas en este último tiempo, pero esto es diferente a todo, porque me da la posibilidad de hablar, y eso es lo más importante para mí. Realmente, muchas pero muchas gracias”, escribió Kondratiuk, y leyó su novia, y todos estallaron en un aplauso.

Ahora, el ex futbolista que ha recibido enormes muestras de cariño por parte de jugadores y clubes de todo el país, podrá decirle a su hijo Santi “te amo”. Podrá preguntarle cómo está, qué necesita, si hizo un gol. También podrá hablar con sus amigos como los amigos suelen hablar. “Nos hizo incluir un ítem de insultos”,  se sonrió el profe Galimsky. “Bostero” confeso, Maxi también hizo incluir la opción de decirle a su enfermera Vero, hincha de River: “¿Qué hacés, gallina amarga?”. Ayer se lo dijo y todos estallaron en una carcajada. El ex jugador de Gimnasia, Atlanta, San Martín de San Juan y del fútbol italiano, mostró todo el tiempo un enorme sentido del humor. Sus hermanas confiaron que en algún momento estuvo muy mal pero que su estado anímico mejoró sustancialmente cuando empezó a recibir un verdadero aluvión de muestras de solidaridad. Lo de ayer marcó un antes y un después. Y Maxi mostró su alegría tecleando 5 veces la opción: “Quiero ir a la cancha”.pogi

 

Noticias Relacionados

Últimas Noticias